sábado, 27 de febrero de 2010

Granada

El Blanco puro deslumbra
colocado en la nieve
y en las casas

Imagino tus pupilas
clavadas como estacas
en el mismo paisaje

Desde algún lugar
lo estarás viendo

Lejos del veneno del odio
y de los rascacielos
te creo conocido,
a sabiendas de ser iluso,
porque te quitaron demasiado pronto,
porque el eco de tus delirios
sigue vivo y me lo encuentro

Un globo sobrevuela el palacio
riéndose de la tormenta perfecta
que descubre la fragilidad
de la existencia

Alguien no supo de eso
cuando te apartó del camino
Maldito

El viento aprieta
Las hojas sí parecen tener miedo

Lejos del veneno del odio
y de los rascacielos, cerca,
te encuentro de nuevo en mi pensamiento
y el blanco puro deslumbra.

A Federico

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

| Top ↑ |